Síguenos en...

 

 
   

INICIO Real Decreto 1544/2007 por el que se regulan las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los modos de transporte para personas con discapacidad

Real Decreto 1544/2007 por el que se regulan las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los modos de transporte para personas con discapacidad

Real Decreto 1544/2007, de 23 de noviembre, por el que se regulan las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los modos de transporte para personas con discapacidad.

 La Ley 51/2003, de 2 de diciembre, sobre igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad, estableció el marco de referencia para ir progresivamente avanzando en la adopción e implantación de las medidas para garantizar y hacer efectivo el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad conforme a los artículos 9.2, 10, 14 y 49 de la Constitución.

 El referido texto legal en su artículo 10 establece que el Gobierno “regulará unas condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación que garanticen unos mínimos niveles de igualdad de oportunidades a todos los ciudadanos con discapacidad”, al propio tiempo que su disposición final primera le autoriza para dictar, a propuesta conjunta del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y de los Ministerios competentes en la materia, con las consultas previas que en ella se recogen, las disposiciones necesarias para el desarrollo y ejecución de la ley.

 En cumplimiento de estas previsiones legales, este real decreto determina las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para su utilización por las personas con discapacidad para los modos de transporte ferroviario, marítimo, aéreo, por carretera, en autobús urbano y suburbano, ferrocarril metropolitano, taxi y servicios de transporte especial, fijando también su calendario de implantación, en el marco de lo establecido por la disposición final octava de la Ley 51/2003, de 2 de diciembre.

 En lo que respecta a los modos de transporte de competencia estatal, prevé un conjunto de medidas para la adaptación tanto de las estaciones (infraestructuras) como del material móvil (autocares, ferrocarriles, buques y aeronaves) a las necesidades de las personas con alguna discapacidad.

 1.- Medidas para la adaptación de infraestructuras: en materia de infraestructuras (estaciones y terminales) se recogen las siguientes medidas:

 a) El entorno inmediato de la infraestructura, siempre y cuando esté gestionado por la estación y/o terminal, deberá contar con un itinerario exterior accesible, señalizado y que permita el acceso a personas con discapacidad (por ejemplo, el enrasado de registros y tapas).

 b) Los aparcamientos, siempre y cuando estén gestionados por la estación, deberán contar con plazas reservadas para personas con discapacidad. El número de plazas, señalización, características y dimensiones de las mismas se ajustarán a la normativa específica sobre aparcamientos públicos.

 c) En las estaciones, el establecimiento y señalización adecuada de itinerarios interiores accesibles que deberán conectar el acceso adaptado de la estación con puntos esenciales de la misma: venta de billetes, información aseos, cafetería, andenes, o pasarelas de acceso.

 d) Se deberá garantizar la correcta información a las personas con discapacidad mediante la información básica visual y acústica ante variaciones de última hora, incidencias o situaciones de emergencia.

 2.- Medidas para la adaptación del acceso al medio de transporte: la nueva norma impone que el acceso desde la infraestructura (estación de ferrocarril, marítima, o terminal aeroportuaria) al medio de transporte (ferrocarril, buque o aeronave) se realizará en condiciones de seguridad y dignidad.

 3.- Medidas para la adaptación del material móvil: se deberá adaptar el material móvil en lo que respecta a asientos y reserva de plazas; puertas de  información al viajero; medidas de seguridad y aquellas relativas a situaciones de emergencia; formación de tripulaciones, entre otras.

 En el ámbito marítimo, las empresas titulares de líneas de pasaje deberán dotar, al menos, de un barco accesible a las personas con discapacidad, en cada línea regular de viajeros, en cada día de servicio y en cada sentido de la travesía.

 4.- Medidas de adaptación para los transportistas aéreos:

 a) Medidas de ayuda a la adquisición de billetes y obtención de información general a las personas con discapacidad que lo soliciten sobre las condiciones de accesibilidad de los aeropuertos de destino en el extranjero, y sobre los vuelos.

 b) Otras medidas en asistencia a las personas con discapacidad como en relación con la información relativa al viaje tanto en el aeropuerto como en la aeronave. En cuanto al resto de medios de transporte:

 1.- Taxis: al menos el 5% de las licencias deberán cumplir, en un plazo menor a diez años, las exigencias de accesibilidad. Los vehículos deberán estar acondicionados para que puedan entrar, salir y viajar personas con discapacidad en su propia de silla de ruedas. Dispondrán así de un habitáculo adecuado con sujeción de silla ruedas y cinturón de seguridad, entre otros requisitos.

 2.- Autobuses urbanos, interurbanos y suburbanos: los vehículos deben ser accesibles con rampa y sistema Kneeling (consiste en un mecanismo que el conductor del autobús puede accionar cuando vea una persona con movilidad reducida esperando en una parada. El vehículo se inclina sobre su eje a la derecha un ángulo de siete grados. De esta manera, facilita aún más el acceso de estas personas con dificultades de movilidad).

 La señalización de las paradas y marquesinas también deberá ser accesible, así como la información sobre las líneas de autobuses circulantes y dentro del propio autobús.

 Con carácter general, tanto el material móvil nuevo como las nuevas paradas que se pongan en marcha un año después de la entrada en vigor del Real Decreto deberán ser accesibles.

 3.- Ferrocarril metropolitano (metro, metro ligero, tranvía): se establecen reglas de accesibilidad tanto para el material móvil (vagones) como para las estaciones, andenes y paradas, zonas de acceso y aparcamientos específicos de las estaciones.

 En cuanto a los vagones, deberán disponer de rampa mecánica (con una pendiente no superior al 12%) o pasillos rodantes con zonas de embarque y desembarque de barandillas, entre otras exigencias.

 Se señalizarán además los itinerarios accesibles, tanto en el exterior como en el interior de las estaciones.

 Todo el mobiliario, complementos y elementos en voladizo contrastarán con su entorno y tendrán sus bordes redondeados, evitando materiales que brillen o destellen, procurándose también una identificación clara y accesible de los mostradores para venta de billetes, mostradores de información y puntos de asistencia al viajero.

 La información visual y acústica y las máquinas expendedoras y otros elementos interactivos de las estaciones o paradas también serán accesibles.

 La Disposición Adicional primera establece que las obras de adaptación en las estaciones portuarias, aeroportuarias, marítimas,…, cuyo coste suponga un incremento mayor del 50% del valor, establecerán por lo menos un recorrido practicable, y adecuarán de forma accesible los espacios de uso público dentro de las instalaciones.

 La Disposición Adicional segunda establece las adaptaciones en el material móvil.La Disposición Adicional tercera regula la compatibilidad de lo dispuesto en esta norma con otras vigentes en materia de vacaciones y viajes combinados.

 La Disposición Adicional cuarta establece que el incumplimiento de lo establecido en este real decreto será sancionable de conformidad con lo dispuesto en la legislación de infracciones y sanciones en materia de accesibilidad universal y no discriminación.

 La Disposición Derogatoria única dice que quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo previsto en este Real Decreto.

 Las Disposiciones Finales primera y segunda, facultan a los Ministros de Fomento y de Trabajo y Asuntos Sociales a dictar en el ámbito de sus competencias, las disposiciones oportunas para el desarrollo y aplicación de lo establecido en este Real Decreto. Además, cada 4 años se revisarán los anexos para que permanezcan constantemente actualizados.

 La Disposición Final Tercera, da potestad a las administraciones autonómicas y locales para favorecer de forma adicional la accesibilidad y no discriminación.

 La Disposición Final cuarta, da al Ministerio de Fomento 3 años de plazo para elaborar los manuales técnicos sobre accesibilidad de los transportes afectados por este real decreto.Para atender a los costes derivados de la aplicación de este Real Decreto a las infraestructuras y medios de transporte de competencia estatal, en la disposición final quinta se prevé la adopción de las medidas presupuestarias necesarias para que los Ministerios responsables de su aplicación puedan afrontarlos sin menoscabo de la ejecución de los planes que tengan establecidos.

 La Disposición Final sexta establece la posibilidad de compensar el incremento del coste de los servicios regulares permanentes de transporte de viajeros por carretera.

 La Disposición Final séptima dice que el Gobierno incorporará al Código Técnico de Edificación, las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación relativa a las infraestructuras de transporte reguladas en este real decreto.Hay que reseñar, finalmente, la activa participación en la elaboración de esta disposición de las organizaciones de personas con discapacidad y sus familias, articuladas en torno al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), entidad que encauza a este sector social.   

Encuestas

¿Que tal te parece el trabajo realizado por Adfilpa?
 

Agradecimientos

 
Cabildo de La Palma Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane
Ayuntamiento de El Paso Plataforma Palmera de Atención Integral a la Discapacidad
DISA Fundación Cajacanarias
CANARIAS CREA CANARIAS